19 de noviembre de 2008

De película de terror

Lean, lean, por favor:


Vale, es una noticia de esa editorial de tamaño, digamos, planetario de cuyo nombre no quiero acordarme (doblemente sic), pero por dios, qué poca vergüenza. Y qué pocas lecturas por parte de esos llamados críticos. O qué buenos jamones cinco jotas, vete a saber.

Ni Dickens ni Cervantes son mis favoritos de todos los tiempos, pero vamos, igual ha sido solo por comparar el grosor de las respectivas obras (no me entiendan mal) con la del sr. Ruiz. Ahí sí, de acuerdo, son comparables. En cualquier otro aspecto no. No. No. No. NO. Por mucho que se empeñen. O bueno, sí lo son, pero todo el mundo sabe que las comparaciones son odiosas. Sobre todo en ciertos sentidos.

A mí, qué quieren que les diga, se me queda una cara como esta:


5 comentarios:

javiersanz dijo...

El mundillo de la propaganda no tiene escrúpulos, ya se sabe.
Un saludo.

Ar Lor dijo...

Tienes toda la razón Paula, el emperador está desnudo y además lo has gritado bien claro.

veraneante dijo...

En Italia no sé, pero en Alemania La sombra del viento fue un pelotazo, incluso antes que aquí. Creo que en alguna entrevista a Joschka Fischer le pidieron que recomendará un libro y recomendó "La sombra...". En dos días se duplicaron las ventas y se hicieron nuevas ediciones. Me imagino que a Joschka Fischer no le pagaría Planeta, aunque quién sabe.

Aparte de las absurdas comparaciones que siempre han existido y siempre existirán, me alegro del éxito de Zafón, y eso que él me parece un gilipollas. Me alegro cuando un libro pega un pelotazo, aunque sea tan malo como “El niño del pijama a rayas”, demuestra que el éxito es irracional y que las editoriales deberían arriesgar más y buscar nuevos autores.

Paula dijo...

Debe ser que yo tengo una capacidad ilimitada para sorprenderme con cosas como esta.

A mí me encanta que los autores tengan éxito, porque demuestra que la literatura (de la calidad que sea) todavía interesa en esta época nuestra de tele y videojuegos. Ya me gustaría a mí también tener éxito --en el fondo va a ser envidia jua jua.

Sin embargo, para las editoriales hay riesgo cero con este tipo de libros. Están hechos para el mercado, independientemente de que el autor sea nuevo o un viejo conocido. Por supuesto, eso no significa que todos vayan a ser un pelotazo, pero apuesto a que hasta el más mínimo cubre gastos y colabora a los beneficios.

A mí lo que me gusta es cuando una editorial pequeña publica un libro sin aparentemente demasiado futuro y ese se convierte en el pelotazo auténtico. Que se lo digan a J.K. Rowling --ahí sí que funcionó el boca a boca de verdad. Me gustaría que hubiera más de esos, con libros buenos de verdad, que los hay, y bastantes.

Carlos dijo...

Lo único que se me ocurre al leer esas comparaciones es pensar que estarían de broma, porque tampoco lo entiendo.

Y pensando en comparaciones me ha venido a la mente, hasta ahora no se me había ocurrido, que Zafón de alguna forma quiere imitar a Eduardo Mendoza, quiere, recalco, pero tampoco lo consigue.

Un saludo.