27 de octubre de 2008

OMG

Creí que en mi vida podría unir mis dos lados más freakies, pero sí, es posible, hoy lo he descubierto:



No os perdáis a los violinistas (por decir algo) con las patitas colgando, y los tironcillos compulsivos del arco de los chelistas (por decir algo), y a Darth Vader haciéndose el von Karajan. Me muero, es que me muero de la risa.

2 comentarios:

Bea Alzola dijo...

¡Grande!

¡Solo falta la ovación al final!

En mi caso, la marcha imperial está relacionada con mi madre desde hace años... siempre que me llama al móvil atrona la marcha :)

manuespada dijo...

Jaja, qué bueno, hasta los malos quedan humanizados tocan´do sus instrumentos.